domingo, 3 de mayo de 2015

Ejercicio básico de Mindfullness

La meditación o mindfulness requiere de entrenamiento. Es como desarrollar un músculo. Un músculo que nunca, o casi nunca hemos utilizado, por lo que está atrofiado o simplemente no se ha desarrollado. Es como el niño que aprende a caminar y que nunca ha utilizado los músculos de sus piernas. Al principio, durante algún tiempo, el niño mueve las piernas. Más tarde se arrastra. Luego, gatea a cuatro patas. Practica durante semanas, durante meses. Cuando los músculos se han desarrollado intenta erguirse, ponerse en pie, pero se cae constante y rápidamente. Él lo intenta sin cesar, una y otra vez, una y otra vez… Cuando logra al fin levantarse, permanece muy poco tiempo en posición bípeda antes de caer. Más tarde, consigue dar un pasito y se cae. Continúa practicando, una y otra vez, una y otra vez. Luego logra dar dos pasitos y medio antes de caerse. Luego tres. Con el tiempo, cinco. Hasta que logra recorrer algunos metros. Al principio se va apoyando en todo lo que encuentra a su paso; con la práctica deja de requerir tales apoyos. Con el tiempo consigue desplazarse con facilidad.


Practicando durante años, desarrollará músculos fuertes en sus piernas y otras habilidades como el mantenimiento del equilibrio, la orientación, etc., y podrá caminar, incluso correr, saltar, bailar, etc. Entrenarse en mindfulness es como aprender a caminar, requiere de práctica, mucha práctica. A continuación os dejo una infografía que he preparado con un sencillo ejercicio en 7 pasos. ¿Quieres que comencemos a caminar?



domingo, 26 de abril de 2015

Los 8 principios del líder excelente (infografía)


miércoles, 11 de junio de 2014

Plan de 7 días para aumentar tu productividad- #infografía

Antes de comenzar, es importante definir una meta mensual y los pasos que vas a seguir semanalmente. A continuación crea una lista de tareas para cada día, sin engañarte.

Día 1: "Si te comes una rana viva a primera hora de la mañana, tienes por seguro durante todo el día que lo peor ya ha pasado" (Mark Twain)

LO PRIMERO, ¡COMERSE LA RANA!
De tu lista de tareas, realiza la más difícil a primera hora de la mañana. Echa un vistazo a la meta que anotaste y pregúntate si lo que estás haciendo cada día te acerca a donde quieres estar mañana.

Día 2:"Aquello que sembramos en nuestro subconsciente y alimentamos con repetición y emociones, un día se hará realidad" (Earl Nightingale)
CAMBIA TU ACTITUD

La actitud que tenemos con los demás determina la suya hacia nosotros. El problema no es el problema. El problema es nuestra actitud ante él. Si tu actitud cambia, en poco tiempo verás como cambia tu vida. Busca un lugar tranquilo y medita durante 5 minutos. Te sorprenderán los resultados. 

Día 3: "Trabaja de forma inteligente, no de forma dura" (Carl Barks) 

TRABAJA INTELIGENTEMENTE, NO DURAMENTE
Aférrate a tus metas y tareas, diariamente, revísalas si es necesario, pero no las cambies por completo. Llevar un diario con la lista de tareas te facilitará el trabajo y te permitirá organizarte.

Día 4: "No hay ganancia sin dolor" (Benjamin Franklin) 
NO HAY GANANCIA, SIN DOLOR
Puedes estar tentado por abandonar justo antes de llegar a la meta. Entonces, recuerda que los que abandonaron no alcanzaron el éxito. Las personas exitosas son las que siguieron adelante incluso cuando tuvieron deseos de abandonar.

Día 5: "No pasa nada si no puedes hacerlo, porque hay otras muchas cosas que sí puedes" (Sam Berns) 

SIÉNTETE BIEN CON LO QUE DEJAS IR
Sam Berns, de 17 años, que sufría progeria, tan joven y con una enfermedad tan debilitante, no lo podía haber dicho mejor. El conocía el secreto de la felicidad.

Día 6: "Rodéate solo de personas que van a levantarte a lo más alto" (Sam Berns) 

RODEATE DE LAS PERSONAS ADECUADAS
Llama a aquellas personas con las que disfrutas estando cerca e invítalas a café. Únete a organizaciones de carácter local donde puedas establecer contactos con personas con ideas afines a ti y te preguntarás porqué no hiciste eso antes.

Día 7: "Seguimos avanzando, abriendo nuevas puertas y haciendo cosas nuevas, porque somos curiosos y la curiosidad sigue llevándonos por nuevos caminos" (Walt Disney) 

¡SIGUE ADELANTE!
Siéntete orgulloso de ti mismo. Has logrado llegar hasta aquí, lo que significa que has dado el primer paso para crear un hábito de productividad.Algunos estudios demuestran que se necesitan 21 días para crear un hábito duradero. Por lo que, si continúas con esto durante dos semanas más, lo puedes conseguir.Concluyendo, estas son las tareas que debes haber realizado al final de la semana:
  • Marca una meta mensual.
  • Crea pasos semanales para llegar a ella.
  • Crea diariamente una lista de tareas, preferiblemente el día anterior.
  • Revisa tus objetivos.
  • Reflexiona y medita.
  • Mantente motivado.

{Extraído de la infografía de hitask.com}