Mostrando entradas con la etiqueta jóvenes con discapacidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta jóvenes con discapacidad. Mostrar todas las entradas

lunes, 13 de agosto de 2018

Recomendaciones de empleo para jóvenes con discapacidad

Hoy te propongo una lista de recomendaciones para que accedas al mercado laboral de una forma natural.
















1) No escondas tu discapacidad, pero no es necesario reflejarla en el currículum. Es un dato personal que no determina en absoluto tu profesionalidad: lo que debes poner en valor es tu formación, experiencia y actitudes. Además, piensa que la mayoría de los responsables de Recursos Humanos no son expertos en discapacidad. Por ello, indicándolo en el currículum podrías gene­rar dudas innecesarias.

2) Transforma tu discapacidad en ventaja competitiva. Si tu discapacidad es visible y llegas a la entrevista de trabajo, no dejes que sea un tabú y explícale con normalidad al reclutador. Lo importante es que no se quede con dudas acerca de si puedes desempeñar el puesto de trabajo. Explícale con ejemplos prácticos cómo te desenvuelves en tu día a día y si precisas de alguna adaptación. Incluso, es recomendable que te ofrezcas a responder todas sus dudas en relación a la discapacidad, pues ello proyectará una imagen de seguridad y confianza. Además, la discapacidad puede hacer que afloren y se refuercen capacidades como el esfuerzo, la superación o la capacidad de sacrificio. Son cualidades que puedes poner en valor, de modo que transformes tu disca­pacidad en una ventaja competitiva.

3) Centra tu currículum en las competencias. Si estás buscando tu primer empleo, no puedes acreditar experiencia, por lo que es recomendable hacer hincapié en tus habilidades y competencias (iniciativa, adaptabilidad a los cambios, polivalencia), así como en actividades extracurriculares que aporten valor (voluntariados, estancias en el extranjero, etc).

3) Fórmate. En la actualidad existen organismos y entidades que becan a jóvenes con discapacidad para apoyarles en su formación y, de este modo, abrirles las puertas del mundo laboral. La formación es una valiosa herramienta que allanará tu camino hacia el empleo, por lo que ¡no lo dudes! Encuentra algo que te motive, en lo que te gustaría mejorar y ponte a ello. Recuerda que los idiomas, las nuevas tecnologías y/o el diseño web, son siempre una buena opción.

4) Refuerza tu marca personal en Redes Sociales. ¿Sabías que el 70% de las personas desempleadas ya busca empleo a través de Linkedin y que el porcentaje es aún mayor entre los jóvenes? No estar presente es una pérdida de oportunidades: en primer lugar, porque las empresas no te encontrarán cuando busquen perfiles y, en segundo, porque muchas de ellas descartan a los candidatos no activos en Redes profesionales.

5) Agota todas las fuentes de búsqueda de empleo ¡sin límites! Tener una discapacidad no implica buscar sólo en fuentes específicas para desempleados con discapacidad: existen muchas otras y cuantas más utilices, más posibilidades tendrás de encontrar una ocupación: servicios públicos de empleo, portales, agencias especializadas, webs corporativas de empresas, centros de orientación en Universidades, etc. ¡No dejes ninguna!