Mostrando entradas con la etiqueta desarrollo personal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta desarrollo personal. Mostrar todas las entradas

lunes, 29 de enero de 2018

Cómo conseguir lo que quieres



Establece metas significativas para crear un cambio real y duradero en tu vida.

¿Qué área te gustaría cambiar en tu vida?¿Hay alguna destreza o algo específico en tu profesión o en tu negocio que te gustaría conseguir?

¿Qué es aquello que quieres dominar?


Cuando se trata de dominar algo, el primer paso es establecer un objetivo. Es una clave fundamental para tener éxito en un plan de vida. Ahora, puedes pensar que el concepto de establecer metas no es muy innovador, pero la cruda realidad es que la mayoría de las personas no tienen definidas sus metas. Y más que eso, el proceso de fijar metas va más allá de simplemente hacer afirmaciones y de visualizar algo más grande.

¿Por qué necesitamos metas significativas?

Todos tenemos metas, ya sean banales como el simple hecho de superar el día a día o tan elevadas como convertirse en el Presidente de Estados Unidos. El problema de los objetivos de la mayoría de las personas es que no les inspiran lo suficiente como para saltar de la cama por las mañanas. Por eso es por lo que necesitamos metas significativas. Las metas significativas crean emoción y empujan algo dentro de ti. Te estimulan a crecer y expandirte. Pero si quieres metas significativas, debes crearlas y que sean lo suficientemente atractivas como para que saquen las emociones que llevas dentro.

Pero ¿cómo puedes hacerlo exactamente?

1. Escribe tus metas

Escribe tus metas, no en un ordenador sino en papel o en un diario. Cuando escribimos, sucede algo. Cuando escribes tus objetivos te conviertes en un creador. Además, reconoces a tu mente y subconsciente que donde estás ahora no es donde quiere estar. Tu cerebro hace esta distinción y se vuelve insatisfecho.

Una de las motivaciones más fuertes es la sensación de insatisfacción. Cuando estás totalmente cómodo y relajado, no estarás motivado para hacer lo que sea necesario para que las cosas sucedan. La insatisfacción es un poder que mueve. Hay un impulso real cuando encuentras algunas cosas de las que te quieres alejar. La tensión y la presión pueden servir como impulsores poderosos de nuestras acciones. Usa esto como una herramienta para influir en ti mismo y para poder comenzar a tomar medidas prácticas para alcanzar el éxito.

2. Consigue claridad en el “por qué”

Ahora, aclárate. Escribe los detalles. ¿Cómo te sentirías al lograr este objetivo? ¿Qué significa eso para ti? ¿Cómo cambiará tu vida?

Al dejar absolutamente claro el por qué debes lograr tu objetivo, encontrarás tu propósito. Y el propósito es más fuerte que el resultado. El propósito de un objetivo no es solo obtener el resultado, sino lo que el resultado final te hará a ti como persona.

Conocer este propósito te ayudará a mantenerte centrado y a superar las dificultades. Si creas un “por qué” lo suficientemente fuerte como para mantenerte firme y seguir, tendrás el combustible para soportar cualquier cosa que pueda cruzarse en el camino. En última instancia, los objetos materiales o un título no te harán feliz. Lo único que te hará feliz es la persona en la que te has convertido y lo que has creado en tu vida.

Entonces, ¿cuáles son las razones por las que debes lograr tu objetivo? ¿Cómo cambiará tu vida para mejor? ¿Qué hay por debajo?

3. Cree en ti y en lo que te propones

No pasa nada porque no sepas cómo vas a lograr tu objetivo. Está bien que establezcas metas que van más allá de tu capacidad o habilidad actual, aunque lo más importante es que actúes desde la fe y la creencia absolutas.

Fija tus objetivos con absoluta certeza, sin importar qué, y encontrarás la manera de hacerlo realidad. Incluso si te parece imposible ahora, confía en que puedes lograrlo.Cuando tengas esa creencia fundamental, recuperarás el control de tu vida. Entonces, aunque no puedas controlar el mundo exterior o los desafíos que se te presenten, sabes que perseverarás y lo superarás.

Muchas personas se dan por vencidas rápidamente porque se enfocan en el resultado y luego se detienen y dicen a sí mismos: “No sé cómo hacer eso” o “Nunca podré lograr eso”. Pero ¿y si no tuviera que descubrir cómo hacerlo, sino creer que lo resolverás sin importar nada? ¿Que lograr tu objetivo no solo está dentro del ámbito de las posibilidades, sino que es una certeza absoluta? Solo imagina cómo podría cambiar tu vida ahora mismo.

4. Practica y Repite


No puedes establecer objetivos una vez, nunca volver a mirarlos y luego esperar resultados a largo plazo. Tu subconsciente puede conocer la dirección general para moverse, pero el poder proviene de la práctica diaria y la revisión constante. Las personas que buscan una solución rápida nunca lograrán el dominio. Alcanzar tus objetivos requiere enfoque y práctica: debes repetirlo una y otra vez. La repetición es la madre de la habilidad.

Para una habilidad nueva que deseas adquirir, la práctica es una parte clave. Si estás buscando incrementar tu negocio, entonces determina los procesos que necesitas, para cambiarlos y ejecutarlos regularmente.

Si quieres dominar algo todo lo que tienes que hacer es arraigarlo en tu sistema. Y la práctica es una parte clave de eso. Recuerda, práctica constante, enfoque constante: esto es lo que dará como resultado un impacto profundo y duradero en tu vida.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Dinámica grupal sobre etiquetas y prejuicios #DesarrolloDeEquipos

La percepción que tiene de nosotros nuestro equipo o círculo cercano influye mucho en nuestro comportamiento. Pero no es más ni menos que su forma de ver la vida. 

Para desarrollarnos plenamente debemos aceptar solo las etiquetas que queremos en nuestra vida y no aquellas que alguien quiso colocarnos en su día y que nosotros permitimos llevar.


Al hilo de esta reflexión, os invito a realizar con vuestro equipo la siguiente dinámica grupal sobre las etiquetas que resultará muy gráfica:

1) Los participantes se sientan en círculo y se les pega un post-it en la frente con el rol que deben tener: el jefe, el pasota, el gracioso, el proactivo, el organizador…


2) Ninguno de los participantes debe saber la etiqueta que les ha tocado llevar,  pero el resto de los compañeros sí pueden verla.


3) El grupo de personas que realizan la dinámica deben tratar a cada uno de los participantes según su etiqueta y entre todos acordar conjuntamente la organización de la cena de Navidad del departamento.



El objetivo de esta dinámica no es otro que tomar conciencia de la etiqueta que llevas y vivir la experiencia de cómo la visión que tienen los demás de ti con el post-it que te han puesto, condiciona tu comportamiento de tal forma, que adaptas tu forma de actuar a sus expectativas.

La fuerza de las etiquetas transforma por tanto, nuestra actitud en el grupo y condiciona nuestro comportamiento.

Y ahora, entendiendo el poder que tienen, puedes realizar esta reflexión: 

¿qué etiquetas utilizas con otras personas? Pero sobre todo: ¿qué etiquetas te pones a ti mismo? ¿como te condicionan? ¿cómo condicionan el comportamiento de los demás contigo?

Para finalizar, incluyo el vídeo que hoy ha llegado a mis manos y me ha inspirado a escribir este post. Es un vídeo de Coca Cola realizando un experimento sobre los prejuicios, en una habitación a oscuras con un grupo de personas... 


Dí NO a las etiquetas que limitan tu desarrollo personal y profesional 😊



lunes, 5 de agosto de 2013

Cultivar nuestra energía vital

La energía vital nos permite mantener un óptimo nivel de conciencia y es un punto clave en el desarrollo personal. Imagínate que te despiertas por la mañana sin tiempo de desayunar, de camino al trabajo no dejas de pensar en una importante acuerdo que tienes que firmar con un cliente. Al llegar a la oficina, te conectas al ordenador para preparar informes, el teléfono no deja de sonar, no puedes levantarte de tu silla para permitirte un pequeño tentenpié. Entra un cliente en tu negocio, que viene a quejarse porque no está recibiendo el servicio que esperaba. ¿Cómo crees que vas a actuar ante esta situación? ¿Vas a reaccionar de forma automática e impulsiva, sin apenas dominar tu comportamiento?¿Serías capaz de dar una respuesta serena, asertiva, confiada y consciente?

La energía vital de lo que trata es precisamente de llevar un estilo de vida sano y sostenible, donde exista equilibrio entre el trabajo y el descanso, entre la actividad física y la relajación mental. De ahí que las organizaciones socialmente responsables se vayan comprometiendo en promover políticas y medidas que permitan a sus empleados conciliar su vida personal, familiar y profesional. Pero, ¿y las pymes? ¿y los profesionales independientes? ¿Como resuelven ellos la recarga de energía vital cuando el mayor peso de su trabajo recae sobre su propia vida personal?


Cuanta más energía podamos producir y acumular, mas alto va a ser nuestro nivel de consciencia, y esto nos va a facilitar tener respuestas menos impulsivas y menos reactivas. Una de las fuentes para producirla es el pensamiento positivo, pero sin duda lo que más sube nuestro niveles es estar a gusto con los demás en cualquier entorno y frente a cualquier situación. Cuando cultivamos nuestra energía vital, empezamos a gestionarnos mas conscientemente a nosotros mismos y comenzamos a liderar nuestra propia vida a través de un apasionante camino de aprendizaje para nuestro desarrollo personal y profesional.

Algunas claves para marcarse un plan de acción en este sentido:

1) Aprende a respirar profundamente, es nuestra primera fuente de energía.

2) Cuida tu salud haciendo ejercicio físico a diario y poniendo movimiento en tu vida, bebe agua, ya que es la mayor fuente de hidratación y es vital para tu cuerpo, mantén una alimentación sana y equilibrada, duerme y descansa plácidamente al menos 7 u 8 horas al día.

3) Estimula todos tus sentidos. Tacto: acaricia y déjate acariciar; oído: escucha música que te active; olfato: déjate seducir por el perfume de las flores y de la primavera que se acerca; gusto: prueba nuevos sabores, nuevos mezclas; vista: mira paisajes, entornos, fotografías y detente en sus detalles.

4) Rodéate de personas positivas y cultiva su amistad.

5) Cuestiónate siempre desde un punto de vista potenciador: ¿Qué puedo aprender de la situación que estoy viviendo? 

6)  Y ¡Sonríe! Nunca dejes de sonreir.