Mostrando entradas con la etiqueta Necesidades del Ser Humano. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Necesidades del Ser Humano. Mostrar todas las entradas

jueves, 15 de marzo de 2012

Las necesidades del ser humano



"Mirar es una cosa. Ver lo que se está mirando es otra. Entender lo que se ve, es aún otra. Llegar a aprender de lo que se entiende, es algo más. Pero llegar a actuar en base a lo que se ha aprendido, es todo lo que realmente importa". (Winston Churchill)


Inicio con esta cita el post de hoy, para observar tres necesidades que son inherentes a todo ser humano.

1)      Necesidad de Realización. Nos sentimos realizados cuando podemos, a través de nuestras responsabilidades desarrollar habilidades y capacidades, expresar nuestra creatividad, poder compartir nuestra opinión y asumir riesgos.

2)      Necesidad de Reconocimiento: Esta necesidad es la que nos conecta con los demás. Se genera a través de la valoración que recibimos del otro, de lo que hacemos, del apoyo que se nos traslada o que se nos ofrece y de la atención que se nos proporciona.

3)      Necesidad de Contribución. Implica la forma en que tenemos de contribuir con algo más grande que nosotros y que da sentido a lo que hacemos. Supone encontrar un significado y un propósito de lo que hacemos.

El equilibrio entre estas tres necesidades, contribuye al desarrollo de una vida emocionalmente sana y nos permite actuar en base a unos patrones de éxito.
Estas tres necesidades pueden sentirse satisfechas en diferentes contextos, en nuestro entorno personal, en la propia organización donde trabajamos y en la sociedad en sí. Pero más allá de eso, esa satisfacción también puede encontrarse en nuestro interior, y proviene de la relación que tenemos con nosotros mismos, de nuestra forma de tratarnos y de las relaciones que tenemos con las personas que más valoramos.

¿Qué necesidad busco con mayor frecuencia?
¿Que hay detrás de cada una de estas necesidades?
¿Qué es lo que entiendo por realización?
¿Qué tipo de reconocimiento busco? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Con quién? ¿Para qué?
¿Cual es el propósito de mis acciones?
¿Qué es lo que da un sentido a mi vida personal? ¿A mi vida profesional?

Y así, surgen múltiples preguntas, que nos conducen a un mayor conocimiento, a aprender, de lo observado. Solo desde el autoconocimiento, podemos emprender la acción que nos permita conseguir este equilibrio.