Mostrando entradas con la etiqueta Autoconocimiento. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Autoconocimiento. Mostrar todas las entradas

lunes, 5 de diciembre de 2016

Matriz DAFO para tu desarrollo profesional

La herramienta Matriz DAFO permite analizar tu situación profesional actual para proyectarte hacia tu futuro. 

Te ayuda a plantearte las acciones que quieres tomar, desde el impulso de las oportunidades que están en tu camino, anticipándote a las posibles amenazas de tu entorno y potenciando al máximo tus fortalezas.

Te propongo un vídeo práctico para ayudarte a definir tu DAFO:





Es recomendable que una vez hayas realizado tu DAFO profesional, lo contrastes con lo que tu entorno más cercano piensa sobre tus fortalezas y tus áreas de desarrollo, ya que hay ocasiones en las que los demás descubren en nosotros talentos de los que nosotros no hemos tomado conciencia bien porque no les damos importancia o porque no los reconocemos como tales.

Concluyendo, trabajar sobre tu matriz DAFO te ayudará, por tanto en la búsqueda de empleo como en la mejora de tu desempeño profesional, ya que:

  • Te aporta claridad para reconocer tus áreas de mejora profesionales y las fortalezas que tienes que potenciar para mantener un desarrollo personal continuo.
  • Te ayuda a generar tu propio discurso para entrevistas de trabajo o de evaluación del desempeño profesional.
  • Tomar conciencia de lo que puedes aportar incrementa tu motivación y te ayuda a enfocar tus objetivos profesionales.
  • Permite reconocer tus fortalezas para reforzarlas o ponerlas al servicio del equipo al que perteneces o de tu empresa.
¡Anímate a utilizar esta herramienta!

martes, 2 de agosto de 2016

El autoconocimiento como clave en la estrategia de búsqueda de empleo

El autoconocimiento es un elemento clave para preparar la estrategia de búsqueda de empleo y se puede definir como el conocimiento del propio perfil personal y profesional basado en el análisis de 3 variables: Las competencias personales y profesionales, las motivaciones laborales y los intereses profesionales.

1) Las competencias personales y profesionales. Definimos competencias como los conocimientos, habilidades y actitudes que favorecen el correcto desempeño de una ocupación. A su vez se pueden clasificar en: competencias técnicas, competencias transversales y competencias emocionales.


  • Las competencias técnicas son los conocimientos teóricos y técnicos específicos necesarios para desarrollar una determinada actividad laboral. Cada ocupación tiene unas competencias técnicas diferentes, en este caso, las guías laborales nos pueden ayudar a determinar cuáles son. El Servicio Andaluz de Empleo ofrece un interesante recurso con  guías sobre 195 ocupaciones
  • Las competencias transversales son las  capacidades y habilidades necesarias para dar respuesta a distintas situaciones laborales. Estas competencias se desarrollan en diferentes contextos de la vida de la persona y se pueden transferir a otras situaciones. Su desarrollo está íntimamente ligado al de las competencias emocionales.

A continuación os detallo algunas competencias transversales que se pueden evaluar para cada persona, detectando en qué situaciones se han logrado y en qué grado de nivel están desarrolladas:


  • Trabajo en equipo: Capacidad de participar activamente en la consecución de una meta común subordinando los intereses personales a los objetivos del equipo.
  • Gestión del cambio: Capacidad de adaptarse a los cambios, modificando si fuese necesario la propia conducta para alcanzar determinados objetivos.
  • Aprendizaje contínuo: Es la capacidad para buscar y compartir información útil para la resolución de situaciones.
  • Compromiso con la Organización: Sentir como propia la cultura de la Organización y comprender e interpretar las relaciones de poder en la propia empresa o en otras organizaciones.
  • Proactividad: Predisposición a emprender acciones, crear oportunidades y mejorar resultados sin necesidad de un requerimiento externo que lo empuje.
  • Capacidad de Gestión: Es la habilidad de alertar al grupo de la necesidad de cambios específicos en la manera de hacer las cosas.
  • Organización y Planificación: Capacidad de determinar eficazmente las metas y prioridades de una tarea/ área/ proyecto estipulando la acción, los plazos y los recursos requeridos.
  • Orientación a resultados: Ambición por conseguir resultados positivos para la organización, aún más allá de las exigencias institucionales.


2) Las competencias emocionales.
Según la obra de Goleman: “La práctica de la inteligencia emocional”, la competencia emocional en el ámbito de la empresa se define como la capacidad adquirida basada en la inteligencia emocional que da lugar a un desempeño laboral sobresaliente.

Podríamos determinarlas, agrupándolas en los siguientes bloques:


  • Autoconocimiento de las propias emociones, capacidad de reconocer las propias emociones. Están vinculadas con los propios sentimientos, palabras y acciones y cómo estos influyen en el rendimiento ocupacional.
  • Autocontrol de las emociones, capacidad de permanecer equilibrados en los momentos más críticos. Requieren de responsabilidad, integridad, versatilidad e innovación.
  • Automotivación, capacidad de actuar con proactividad, encontrando sentido a la misión personal y del grupo, movilizándose a sí mismo y a otros hacia retos que operan desde la expectativa del éxito y no desde el miedo al fracaso.
  • Empatía, capacidad de comprender y promocionar el desarrollo del otro, con una clara orientación hacia el servicio, aprovechando la diversidad y el bien común.
  • Habilidades interpersonales,que incluyen las habilidades sociales básicas, respeto hacia los demás, comunicación y escucha activa, asertividad y promoción de actitudes de cooperación y colaboración.

2) Las motivaciones laborales. Tienen su raíz en los valores y creencias de la persona, son las que guían la actitud, la toma de decisiones y las conductas que se desarrollan en el desempeño de una profesión.
Las motivaciones son necesidades que requieren ser cubiertas y acercarse a ellas depende de varios factores: del hecho de estar alineado con la cultura de la organización donde se trabaja y del valor implícito que conlleva la ocupación y el contexto donde se desarrolla. Si esas necesidades son satisfechas contribuyen al desarrollo y bienestar personal.

Según la Teoría del Ajuste Laboral, podemos englobar los valores para la ocupación en 6 principales grupos. Si quieres saber con cual o cuales te identificas más, te doy unas claves:
  • Logro y Autorrealización. Si buscas ocupaciones que te permitan alcanzar tus objetivos desarrollando tus competencias y habilidades. Es propia de personas que les satisface obtener resultados.
  • Independencia. Si buscas ocupaciones en las que trabajes siguiente tu propio criterio, sin depender de otros guiándote por el valor de autonomía.
  • Apoyo. Si buscas ocupaciones en las que cuentes con apoyo y supervisión. Con alguien te que respalde y te guíe.
  • Condiciones de trabajo. Si buscas seguridad o buenas condiciones económicas.
  • Reconocimiento-poder. Si buscas  ocupaciones de prestigio, con posibilidad de crecimiento y liderazgo.
  • Relación con los demás. Si buscas preferentemente profesiones que te permitan dar servicio a otras personas y en las que las relaciones interpersonales se sitúen en primer lugar.


3) Los intereses profesionales. Son las preferencias de una persona aplicada a la elección de la su vida profesional. Descubrir y trabajar en aquello que más te gusta te proporciona bienestar personal y te permite desarrollar al máximo todo tu talento y potencial.

Conocer el perfil de intereses de una persona permite contrastar el grado de afinidad que existe con el perfil de los intereses de una ocupación concreta. 

Espero que este post te haya resultado útil y práctico para conocerte mejor e iniciar una nueva estrategia de búsqueda de empleo en base a tus fortalezas o mejorar tus competencias al detectar tus debilidades. ;)

lunes, 31 de marzo de 2014

¿Donde quiero situarme profesionalmente?

Hay ocasiones en las que te puedes encontrar ante un punto de inflexión en tu vida profesional, bien porque las circunstancias así lo marcan, como un despido o una finalización de contrato o bien porque tu mismo te lo marcas por propia insatisfacción profesional. En este último caso siempre me gusta recordar las palabras de Steve Jobs: "cada mañana me he mirado al espejo y me he preguntado: si hoy fuese el último día de mi vida, ¿Querría hacer lo mismo que voy a hacer hoy? Y si la respuesta era "no" durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo".




Para que la persona pueda iniciar este camino con una actitud positiva y que sea más propicia al éxito, es necesario vivir este cambio como una oportunidad que se presenta para crecer profesionalmente dentro de un proceso de aprendizaje continuo.


Sean cuales sean las circunstancias, y antes de iniciar la estrategia de búsqueda de empleo, es importante pararse a reflexionar y determinar cual es vuestro objetivo profesional, ese que os va a alinear con lo que marca la dirección en vuestra vida. Para esta reflexión, os pueden resultar de utilidad las siguientes cuestiones:

- ¿Cual ha sido tu experiencia laboral mas fascinante y satisfactoria como persona? ¿Y la que menos? ¿Cuáles fueron los factores principales en cada situación?


- ¿Qué te ha motivado a cambiar de puesto, empresa o profesión?


- ¿Alguna vez te has estancado y has vuelto a reavivar tu carrera profesional? ¿En qué circunstancias y de qué manera?


- ¿A qué trabajo o empresa le has dedicado mayor compromiso? ¿Que motivó dicho compromiso?


- ¿En qué etapas de tu vida has tenido un equilibrio más satisfactorio entre el trabajo y el resto de tu vida personal?


- ¿En qué momentos el aprendizaje ha afectado de forma decisiva a tu vida profesional? ¿Cómo adquiriste esos conocimientos: mediante formación académica, proyectos de esfuerzo, programas de desarrollo para profesionales?


- ¿Cuales son tus valores personales?


- ¿Cómo ves tu vida profesional dentro de 5 o 10 años?


Espero que estas cuestiones os sirvan para establecer vuestro objetivo y para marcar un plan de acción que os permita dar los pasos necesarios para conseguirlo.


domingo, 11 de agosto de 2013

El significado de la palabra Emprender


Según la primera acepción de la RAE, emprender es  acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierra dificultad o peligro.

Me paro a analizar esta definición ya que esta palabra me inspira, me atrae y aporta un significado especial a mi vida. Emprender es acometer y comenzar una obra, un negocio o un empeño. Emprender, según este significado no es realizar cosas excepcionales, tampoco es triunfar o conseguir éxito en lo que uno se propone, ni destacar sobre el resto de personas o de negocios o de proyectos, es más simple que todo eso, es comenzar, iniciar una obra, un negocio o un empeño y en su acepción de acometer, hacerlo con ímpetu, embistiendo y con pasión. La RAE nos dice también, que esto es especial si el proyecto encierra dificultad o peligro, y esto nos viene a decir que nuestra meta, obra o negocio debe suponer para nosotros un desafío, un reto que nos haga salir de nuestro actual programa mental, el que hasta ahora ha regido nuestra vida, para abrirnos a nuevos modelos de hacer las cosas en los que nos expandimos  hacia territorios no explorados, consiguiendo así salir de nuestra zona de confort. Emprender lleva consigo, visto desde esta perspectiva, no solo un crecimiento material, palpable y creable como es el inicio y la acometida de algo tangible, supone un crecimiento interior de la persona que emprende, un crecimiento de lo intangible que encierra nuestro ser, ya que exige reinventar nuevas formas en nuestro hacer, que acaban marcando lo que en definitiva somos.

Y por último, en la definición nos falta analizar lo que se hace, la obra, el negocio, el empeño.  Aquí es donde entra la acción, que permite construir, crear, partiendo de un sueño que es innato a nuestra visión de para qué estamos en este mundo y que nos hace soltar nuestra creatividad para generar ideas necesarias que se materialicen en un plan de negocio. En este aspecto es necesario no pasar la vida esperando esa idea genial que creemos que va a marcar la diferencia, el mejor consejo en estos casos es, que desde nuestro autoconocimiento, analicemos los puntos fuertes, aptitudes y habilidades, para ver hacia donde podemos lanzarnos. Supone un error engañarse a uno mismo y justificarse en el hecho de esperar ese momento en que los astros se van a conjugar a favor nuestro, ya que tal vez ese momento no llegue y realmente lo que puede estar encerrando es un miedo escénico a lanzarse a emprender.



Emprender, esa palabra, tan de moda últimamente entre políticos y empresarios, y tan bien vista actualmente en nuestra sociedad, es absurda cuando se hace por una necesidad sin ir ligada a la fuente motora que surge del interior de la persona y que le aporta su verdadero significado.

¿Qué es para ti, emprender?

lunes, 12 de marzo de 2012

Autoconocimiento de fortalezas y debilidades


Para empezar la semana os propongo un ejercicio de autoconocimiento que se basa en un test de la Universidad de Pensilvania. Permite descubrir cuales son las fortalezas de cada persona y de alguna forma sus debilidades. El juego consiste en elegir una de ellas, fijarnos un día de la semana y ponernos como objetivo practicarla en tres formas diferentes.
Empezamos con el juego y a lo largo de la semana iremos analizando cada una de estas fortalezas y debilidades y tomando conciencia de ellas.
Piense en situaciones reales en las que usted ha tenido la oportunidad de hacer algo nuevo o innovador. ¿Con qué frecuencia mostró CREATIVIDAD o INGENIO en estas situaciones?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en situaciones reales en las cuales usted ha tenido la oportunidad de explorar algo nuevo o de hacer algo diferente. ¿Con qué frecuencia usted mostró CURIOSIDAD o INTERÉS en estas situaciones?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en situaciones reales en las cuales usted ha tenido que tomar una decisión importante y compleja. ¿Con qué frecuencia mostró PENSAMIENTO CRÍTICO, APERTURA DE MENTE, o BUEN JUICIO en estas situaciones?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en situaciones reales en las cuales usted ha tenido la oportunidad de aprender más sobre un tema, dentro o fuera de la escuela/universidad. ¿Con qué frecuencia usted mostró PASIÓN POR APRENDER en estas situaciones?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en situaciones reales en las cuales usted ha tenido la oportunidad de aconsejar a otra persona que lo necesitaba. ¿Con qué frecuencia en estas situaciones usted vio las cosas con PERSPECTIVA o SABIDURÍA?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en situaciones reales en las cuales usted ha experimentado miedo o amenaza. ¿Con qué frecuencia usted mostró VALENTÍA o CORAJE en estas situaciones?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en situaciones reales en las cuales usted se ha enfrentado a una tarea difícil que requería mucho tiempo. ¿Con qué frecuencia usted mostró PERSEVERANCIA, PERSISTENCIA, EFICIENCIA, o CAPACIDAD DE TRABAJO en estas situaciones?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en situaciones reales en las cuales fue posible para usted presentar una visión falsa de quién es usted o de lo que había sucedido. ¿Con qué frecuencia usted mostró HONESTIDAD, o AUTENTICIDAD en esas situaciones?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en su vida cotidiana. ¿Con qué frecuencia mostró usted VITALIDAD o ENTUSIASMO cuando era posible hacerlo?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en su vida cotidiana. ¿Con qué frecuencia ha expresado usted su AMOR o VINCULACIÓN hacia otros (amigos, familia) cuando era posible hacerlo?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en su vida cotidiana. ¿Con qué frecuencia mostró usted AMABILIDAD o GENEROSIDAD cuando era posible hacerlo?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en situaciones reales en las cuales era necesario entender y responder a motivaciones de otras personas. ¿Con qué frecuencia mostró usted INTELIGENCIA SOCIAL o HABILIDADES SOCIALES en estas situaciones?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en situaciones reales en las cuales usted ha sido un miembro de un grupo que necesitaba su ayuda y lealtad. ¿Con qué frecuencia mostró usted TRABAJO EN EQUIPO en estas situaciones?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en situaciones reales en las cuales usted ha tenido algún poder e influencia sobre dos o más personas. ¿Con qué frecuencia mostró usted JUSTICIA en estas situaciones?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en situaciones reales en las cuales usted fue un miembro de un grupo que necesitaba orientación. ¿Con qué frecuencia mostró usted LIDERAZGO en estas situaciones?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en situaciones reales en las cuales usted ha sido herido por otra persona. ¿Con qué frecuencia mostró usted PERDÓN o PIEDAD en estas situaciones?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en su vida cotidiana. ¿Con qué frecuencia mostró usted MODESTIA o HUMILDAD cuando era posible hacerlo?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en situaciones reales en las cuales usted ha sido tentado de hacer algo de lo que podría haberse arrepentido después. ¿Con qué frecuencia mostró usted PRUDENCIA, DISCRECIÓN, o CUIDADO en estas situaciones?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en situaciones reales en las cuales usted ha experimentado antojos, deseos, impulsos, o emociones que usted deseaba controlar. ¿Con qué frecuencia mostró usted AUTO-CONTROL o AUTO-REGULACIÓN en estas situaciones?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en su vida cotidiana. ¿Con qué frecuencia ha mostrado usted ASOMBRO y APRECIO POR LA BELLEZA Y LA PERFECCIÓN cuando era posible hacerlo?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en situaciones reales en las cuales alguien le ayudó o le hizo un favor. ¿Con qué frecuencia mostró usted GRATITUD o AGRADECIMIENTO en estas situaciones?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en situaciones reales en las cuales usted ha experimentado un fracaso o un contratiempo. ¿Con qué frecuencia mostró usted ESPERANZA u OPTIMISMO en estas situaciones?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en su vida cotidiana. ¿Con qué frecuencia mostró usted SER JUGUETÓN o SENTIDO DEL HUMOR cuando era posible hacerlo?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Piense en su vida cotidiana. ¿Con qué frecuencia mostró usted RELIGIOSIDAD o ESPIRITUALIDAD cuando era posible hacerlo?
No aplicableNunca/rara vezDe vez en cuandoLa mitad de las vecesUsualmenteSiempre
Ultreia Coaching