Mostrando entradas con la etiqueta Atleti. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Atleti. Mostrar todas las entradas

jueves, 10 de abril de 2014

El liderazgo transformador de Diego Pablo Simeone

Según James MacGregor Burns, experto en liderazgo, el concepto de liderazgo transformador es aquel que llevan a cabo personas con una fuerte visión y personalidad, gracias a la que pueden cambiar expectativas, percepciones y motivaciones y de esta forma liderar el cambio dentro de una organización. Este tipo de liderazgo es un proceso que se puede observar cuando líderes y seguidores, en este caso, entrenador, jugadores y afición del Club Atlético de Madrid  trabajan juntos para avanzar hacia a un nivel superior de moral y motivación.

También Burns, considera que este estilo de transformación genera cambios significativos en la vida de las personas y organizaciones, ya que supone nuevos diseños de percepciones y valores,  modifica las bases de motivación de los implicados llevándoles a un mayor compromiso y cambia las expectativas y aspiraciones de las personas que trabajan en un proyecto común.

Bernand M. Bass, completa esta teoría, exponiendo que el líder transformador, se mide en términos de influencia sobre sus seguidores, a través de parámetros como el nivel de confianza, la admiración, lealtad y respeto hacia él.




En el caso de Simeone, estos indicadores suben con fuerza partido tras partido. Ha sabido ganarse la confianza de equipo y seguidores a través de su visión, su estrategia táctica, basada en una fuerte presión, disciplina, contraataque y cierre defensivo y sus valores y principios, entre los que se encuentran la humildad, valentía, lucha, responsabilidad, honestidad, confianza y convicción. Ayer mismo hacía eco de esos valores en la rueda de prensa posterior al partido, porque también tiene grandes habilidades para comunicar y para que sus seguidores tomen como propio su lenguaje de comunicación y esto es así porque transmite coherencia entre actos y palabras.

La humildad es patente cuando reconoce al rival, a los rivales como “equipo mejor” o más experto, pero al que vence o puede vencer por trabajo y estrategia:
  • "Y una vez más, en las batallas y en las guerras de la historia a veces no gana el mejor, sino a veces gana, el que estrategicamente está más convencido de lo que hace”.
  • “Nosotros mantenemos siempre la misma humildad, los equipos que han llegado a este punto tienen más experiencia, han estado más veces, pero nosotros confiamos en nuestro trabajo, en una oportunidad”.


Con sus palabras habla de guerras y batallas, y le otorga al equipo su insignia de luchador. Les refuerza, empodera y marca una motivación que no está ligada a términos monetarios, sino de competición:
  • "Podemos envidiar a otros equipos en el aspecto económico, pero en el aspecto competitivo, ninguno de los chicos que juega aquí puede envidiar a ningún equipo de fuera”.
  • "Hemos hecho un grandísimo trabajo como equipo”
  • "Siento admiración por estos jugadores, por la manera de entregarse, de seguir una línea de equipo, que ya no es mi línea, es del equipo que la ha asumido como propia"

Valora también el trabajo, la lucha y la perseverancia de la afición: Hubo una energía positiva en todo momento que influyó en los nuestros, el espectáculo en la tribuna fue maravilloso”.

Y por último, patrocina a los integrantes del equipo de un modo individual, como personas únicas e imprescindibles en el proyecto, con elogios y refuerzos positivos hacia cada uno de sus jugadores.  Ayer, fue a Adrián, al que reconoció públicamente que el juego que hizo estuvo a su altura y le propuso un reto para lo que resta de Liga.

Si analizamos la teoría del liderazgo trasformador con la labor que está realizando Simeone en el Club Atlético de Madrid  cada vez  resulta más claro que su forma de entender e interpretar este deporte de alta competición y la manera de gestionar el talento de los jóvenes integrantes de su equipo va en esta línea. Desde su labor de entrenador y líder ha conseguido que su gran equipo, incluyendo dentro también a la afición, se involucre en un proyecto común, ha movido los pilares de la motivación intrínseca de cada uno de sus integrantes, alcanzando un gran nivel de compromiso  por parte de ellos. Este liderazgo transformador de libro de management perfectamente aplicado, le está llevando a conseguir unos resultados extraordinarios y altamente competitivos, porque independientemente  de lo que ocurra al final, el Atlético de Madrid  de la temporadora 2013/14 ya ha alcanzado la excelencia y continua en camino hacia su superación.


Yolanda Martínez Urbina


domingo, 2 de diciembre de 2012

La indefensión aprendida del Atleti en los derbis



El fenómeno de la indefensión aprendida fue descrito por Martin Seligman. Descubrió que si un animal era expuesto a una serie de estímulos aversivos que se escapaban a su control, con el tiempo desarrollaría un síndrome caracterizado por una dificultad para iniciar cualquier conducta nueva. Los perros utilizados en este experimento  recibían choques eléctricos, mientras uno de los animales tenía la posibilidad de pulsar una palanca con el hocico para detener la descarga, el otro no disponía de medios para hacerlo. El tiempo de la descarga era el mismo para los dos y cuando el primer perro cortaba la electricidad el otro también dejaba de recibirla.

De cualquier forma, el efecto psicológico percibido por ambos animales era distinto, mientras el primero mostraba un comportamiento normal, el otro permanecía paralizado y asustado, con lo que la influencia de la sensación de control sobre el estado de ánimo y la motivación para iniciar una acción parecía quedar demostrada. Incluso cuando la situación daba al segundo animal la posibilidad de controlar las descargas,  éste era incapaz de darse cuenta y quedaba quieto sin intentar nada para evitarlo.

Este fenómeno es el que veo que puede explicar lo que ayer le ocurrió al Atleti. En estos 13 años, se han sucedido los derbis sin ningún resultado favorable, unas veces porque no había equipo consolidado, otras por las diferencias de nivel de los jugadores, otras por los árbitros, otras por cobardía, otras por mala suerte, otras porque el entrenador no realizaba el planteamiento adecuado. Se han manejado estrategias diferentes sin resultados y ya son muchos intentos, y bajo mi punto de vista se ha llegado a ese punto en que los jugadores del Atleti van a un derbi con una sensación de que lo que ocurre escapa a su control. Y cuando una persona detecta que algo escapa a su control, normalmente suele quedar paralizado y sin capacidad para la acción.

Considero que Cholo es un excelente entrenador, recogió un equipo destruido, un equipo sin símbolos, sin identidad, sin valores, sin visión de futuro. En su proceso de cambio hacia lo que quiere llegar a ser se ha avanzado mucho, al menos el Atleti ahora está posicionado donde merece estar por historia y por valor y sabe lo que tiene hacer, es consciente de ello, pero tal vez aun no está preparado para enfrentarse a sus sombras y para automatizar de forma inconsciente que como equipo, el control de la situación reside en cada uno de los individuos que lo forman y no en las situaciones externas que puedan surgir. Cuando consigan llegar a este punto de competencia inconsciente, en el que el aprendizaje se expresa en su grado mas extenso, darán rienda suelta a su creatividad como ya hemos visto en ocasiones y no habrá derbi que se les resista. Aun le falta por crecer a este Atleti, la trayectoria que se  está siguiendo en este proceso es favorable y Simeone es la persona apropiada para conseguirlo y si nos centramos en que la liga es una carrera de fondo y se tiene que trabajar partido a partido, aun queda mucho por delante para desarrollar. Animo atléticos, cada día mas cerca de donde se quiere llegar, es suficiente motivo para estar felices.

viernes, 9 de marzo de 2012

El Atleti y sus signos de identidad

Llegó hace menos de 3 meses, pero es como si nunca se hubiera ido.
Llegó hace menos de 8 meses y ya es uno mas.
Se fue hace poco mas de uno año y se le recibió como uno de los nuestros.

Destaco estos tres momentos en el partido de ayer porque para mí son tres claves de lo que puede representar el estilo del Atleti ahora mismo. La tarde empezó con el campo a medio gas, era una hora temprana y los seguidores estaban con sus obligaciones laborales mientras en una esquina, la hinchada turca en blanco y negro, se desgañitaba para animar a su equipo. Es de estas cosas que te gusta verlas, que dan ese ambiente especial a un partido de competición europea. En ese momento, imaginaba un campo lleno de seguidores turcos como aquellos, apretando desde la grada y pensaba, hoy tenemos que dejarlo bien atado para ir con garantías. Y también en ese momento, creía que podíamos hacerlo, creía, porque la persona que llegó hace menos de 3 meses ha conseguido hacerme creer, no solo a mí, sino a cada uno de los que estábamos sentados en la grada y también a cada uno de los miembros de un equipo que está recuperando su identidad.

Y entró el color, entró el rojo y el blanco y se mezcló con el blanco y el negro y con el amarillo. El amarillo de un árbitro multimillonario que se dedica a esta ocupación por devoción y eso al final, se acaba notando. Y saltaron los jugadores al terreno de juego y el primer recibimiento fue una ovación y un agradecimiento al jugador que se fue hace poco más de un año. El público del Atleti es un público agradecido, es una de sus señas de identidad. Sabe agradecer y reconocer el esfuerzo de quien ha dado momentos de gloria al club y de quien ha tenido actitudes de respeto y entrega hacia cada uno de los que nos sentamos en la grada. Y él, que se fue hace poco más de un año, respondió a los agradecimientos con aplausos por los cuatro costados y yo, y el público, agradeció esos aplausos y él con gestos, hasta en el momento en que marcó un gol, siguió devolviendo respeto y yo me sentí orgullosa de que en un período de su carrera fuera uno de los nuestros.

Y el equipo que está recuperando su identidad se iba metiendo en el partido, al mismo ritmo que su gente iba llenando el campo y al mismo ritmo que caía la tarde y entraba la noche. Y atacaba y se ayudaban y ofrecía espectáculo. Y en menos de quince minutos, este equipo que está recuperando su identidad de campeón, nos deleitó con un ritmo frenético y llegó el primero del Toto, y el segundo y por último la obra magistral de un asturiano que llegó hace menos de 8 meses y que ya es uno más. Y el público se sintió identificado con su equipo y de vez en cuando miraba al banquillo y agradecía a la persona que llegó hace menos de 3 meses, pero que es como si nunca se hubiera ido, lo que está devolviendo a este club y a esta afición.

Simeone, está actuando como un auténtico coach, está despertando lo mejor de cada una de las personas que forman su equipo, les está acompañando en su desarrollo profesional, está dando oportunidades, el último ejemplo ayer cuando sacaba a un chaval de 17 años de la cantera y recuperando signos de identidad pero sobre todo les está potenciando su identidad de personas competentes, valiosas y capaces de ganar. Y predica con el ejemplo y lo hace tan bien porque cree en lo que hace, porque conoce el club, porque ha vivido lo que es ganar, porque sabe que se puede hacer, porque conoce las creencias en las que hay que apoyarse y los valores que le pueden mantener en esa posición y que van a ayudar a este equipo, que está recuperando su identidad a llevar a cabo el claro plan de acción que quiere para ellos y que ellos en definitiva quieren para su vida profesional. Grande Cholo. Grande Atleti.