viernes, 9 de marzo de 2012

El Atleti y sus signos de identidad

Llegó hace menos de 3 meses, pero es como si nunca se hubiera ido.
Llegó hace menos de 8 meses y ya es uno mas.
Se fue hace poco mas de uno año y se le recibió como uno de los nuestros.

Destaco estos tres momentos en el partido de ayer porque para mí son tres claves de lo que puede representar el estilo del Atleti ahora mismo. La tarde empezó con el campo a medio gas, era una hora temprana y los seguidores estaban con sus obligaciones laborales mientras en una esquina, la hinchada turca en blanco y negro, se desgañitaba para animar a su equipo. Es de estas cosas que te gusta verlas, que dan ese ambiente especial a un partido de competición europea. En ese momento, imaginaba un campo lleno de seguidores turcos como aquellos, apretando desde la grada y pensaba, hoy tenemos que dejarlo bien atado para ir con garantías. Y también en ese momento, creía que podíamos hacerlo, creía, porque la persona que llegó hace menos de 3 meses ha conseguido hacerme creer, no solo a mí, sino a cada uno de los que estábamos sentados en la grada y también a cada uno de los miembros de un equipo que está recuperando su identidad.

Y entró el color, entró el rojo y el blanco y se mezcló con el blanco y el negro y con el amarillo. El amarillo de un árbitro multimillonario que se dedica a esta ocupación por devoción y eso al final, se acaba notando. Y saltaron los jugadores al terreno de juego y el primer recibimiento fue una ovación y un agradecimiento al jugador que se fue hace poco más de un año. El público del Atleti es un público agradecido, es una de sus señas de identidad. Sabe agradecer y reconocer el esfuerzo de quien ha dado momentos de gloria al club y de quien ha tenido actitudes de respeto y entrega hacia cada uno de los que nos sentamos en la grada. Y él, que se fue hace poco más de un año, respondió a los agradecimientos con aplausos por los cuatro costados y yo, y el público, agradeció esos aplausos y él con gestos, hasta en el momento en que marcó un gol, siguió devolviendo respeto y yo me sentí orgullosa de que en un período de su carrera fuera uno de los nuestros.

Y el equipo que está recuperando su identidad se iba metiendo en el partido, al mismo ritmo que su gente iba llenando el campo y al mismo ritmo que caía la tarde y entraba la noche. Y atacaba y se ayudaban y ofrecía espectáculo. Y en menos de quince minutos, este equipo que está recuperando su identidad de campeón, nos deleitó con un ritmo frenético y llegó el primero del Toto, y el segundo y por último la obra magistral de un asturiano que llegó hace menos de 8 meses y que ya es uno más. Y el público se sintió identificado con su equipo y de vez en cuando miraba al banquillo y agradecía a la persona que llegó hace menos de 3 meses, pero que es como si nunca se hubiera ido, lo que está devolviendo a este club y a esta afición.

Simeone, está actuando como un auténtico coach, está despertando lo mejor de cada una de las personas que forman su equipo, les está acompañando en su desarrollo profesional, está dando oportunidades, el último ejemplo ayer cuando sacaba a un chaval de 17 años de la cantera y recuperando signos de identidad pero sobre todo les está potenciando su identidad de personas competentes, valiosas y capaces de ganar. Y predica con el ejemplo y lo hace tan bien porque cree en lo que hace, porque conoce el club, porque ha vivido lo que es ganar, porque sabe que se puede hacer, porque conoce las creencias en las que hay que apoyarse y los valores que le pueden mantener en esa posición y que van a ayudar a este equipo, que está recuperando su identidad a llevar a cabo el claro plan de acción que quiere para ellos y que ellos en definitiva quieren para su vida profesional. Grande Cholo. Grande Atleti.

1 comentario: