lunes, 5 de diciembre de 2016

Matriz DAFO para tu desarrollo profesional

La herramienta Matriz DAFO permite analizar tu situación profesional actual para proyectarte hacia tu futuro. 

Te ayuda a plantearte las acciones que quieres tomar, desde el impulso de las oportunidades que están en tu camino, anticipándote a las posibles amenazas de tu entorno y potenciando al máximo tus fortalezas.

Te propongo un vídeo práctico para ayudarte a definir tu DAFO:





Es recomendable que una vez hayas realizado tu DAFO profesional, lo contrastes con lo que tu entorno más cercano piensa sobre tus fortalezas y tus áreas de desarrollo, ya que hay ocasiones en las que los demás descubren en nosotros talentos de los que nosotros no hemos tomado conciencia bien porque no les damos importancia o porque no los reconocemos como tales.

Concluyendo, trabajar sobre tu matriz DAFO te ayudará, por tanto en la búsqueda de empleo como en la mejora de tu desempeño profesional, ya que:

  • Te aporta claridad para reconocer tus áreas de mejora profesionales y las fortalezas que tienes que potenciar para mantener un desarrollo personal continuo.
  • Te ayuda a generar tu propio discurso para entrevistas de trabajo o de evaluación del desempeño profesional.
  • Tomar conciencia de lo que puedes aportar incrementa tu motivación y te ayuda a enfocar tus objetivos profesionales.
  • Permite reconocer tus fortalezas para reforzarlas o ponerlas al servicio del equipo al que perteneces o de tu empresa.
¡Anímate a utilizar esta herramienta!

martes, 6 de septiembre de 2016

Dinámica grupal sobre etiquetas y prejuicios #DesarrolloDeEquipos

La percepción que tiene de nosotros nuestro equipo o círculo cercano influye mucho en nuestro comportamiento. Pero no es más ni menos que su forma de ver la vida. 

Para desarrollarnos plenamente debemos aceptar solo las etiquetas que queremos en nuestra vida y no aquellas que alguien quiso colocarnos en su día y que nosotros permitimos llevar.


Al hilo de esta reflexión, os invito a realizar con vuestro equipo la siguiente dinámica grupal sobre las etiquetas que resultará muy gráfica:

1) Los participantes se sientan en círculo y se les pega un post-it en la frente con el rol que deben tener: el jefe, el pasota, el gracioso, el proactivo, el organizador…


2) Ninguno de los participantes debe saber la etiqueta que les ha tocado llevar,  pero el resto de los compañeros sí pueden verla.


3) El grupo de personas que realizan la dinámica deben tratar a cada uno de los participantes según su etiqueta y entre todos acordar conjuntamente la organización de la cena de Navidad del departamento.



El objetivo de esta dinámica no es otro que tomar conciencia de la etiqueta que llevas y vivir la experiencia de cómo la visión que tienen los demás de ti con el post-it que te han puesto, condiciona tu comportamiento de tal forma, que adaptas tu forma de actuar a sus expectativas.

La fuerza de las etiquetas transforma por tanto, nuestra actitud en el grupo y condiciona nuestro comportamiento.

Y ahora, entendiendo el poder que tienen, puedes realizar esta reflexión: 

¿qué etiquetas utilizas con otras personas? Pero sobre todo: ¿qué etiquetas te pones a ti mismo? ¿como te condicionan? ¿cómo condicionan el comportamiento de los demás contigo?

Para finalizar, incluyo el vídeo que hoy ha llegado a mis manos y me ha inspirado a escribir este post. Es un vídeo de Coca Cola realizando un experimento sobre los prejuicios, en una habitación a oscuras con un grupo de personas... 


Dí NO a las etiquetas que limitan tu desarrollo personal y profesional 😊



martes, 2 de agosto de 2016

El autoconocimiento como clave en la estrategia de búsqueda de empleo

El autoconocimiento es un elemento clave para preparar la estrategia de búsqueda de empleo y se puede definir como el conocimiento del propio perfil personal y profesional basado en el análisis de 3 variables: Las competencias personales y profesionales, las motivaciones laborales y los intereses profesionales.

1) Las competencias personales y profesionales. Definimos competencias como los conocimientos, habilidades y actitudes que favorecen el correcto desempeño de una ocupación. A su vez se pueden clasificar en: competencias técnicas, competencias transversales y competencias emocionales.


  • Las competencias técnicas son los conocimientos teóricos y técnicos específicos necesarios para desarrollar una determinada actividad laboral. Cada ocupación tiene unas competencias técnicas diferentes, en este caso, las guías laborales nos pueden ayudar a determinar cuáles son. El Servicio Andaluz de Empleo ofrece un interesante recurso con  guías sobre 195 ocupaciones
  • Las competencias transversales son las  capacidades y habilidades necesarias para dar respuesta a distintas situaciones laborales. Estas competencias se desarrollan en diferentes contextos de la vida de la persona y se pueden transferir a otras situaciones. Su desarrollo está íntimamente ligado al de las competencias emocionales.

A continuación os detallo algunas competencias transversales que se pueden evaluar para cada persona, detectando en qué situaciones se han logrado y en qué grado de nivel están desarrolladas:


  • Trabajo en equipo: Capacidad de participar activamente en la consecución de una meta común subordinando los intereses personales a los objetivos del equipo.
  • Gestión del cambio: Capacidad de adaptarse a los cambios, modificando si fuese necesario la propia conducta para alcanzar determinados objetivos.
  • Aprendizaje contínuo: Es la capacidad para buscar y compartir información útil para la resolución de situaciones.
  • Compromiso con la Organización: Sentir como propia la cultura de la Organización y comprender e interpretar las relaciones de poder en la propia empresa o en otras organizaciones.
  • Proactividad: Predisposición a emprender acciones, crear oportunidades y mejorar resultados sin necesidad de un requerimiento externo que lo empuje.
  • Capacidad de Gestión: Es la habilidad de alertar al grupo de la necesidad de cambios específicos en la manera de hacer las cosas.
  • Organización y Planificación: Capacidad de determinar eficazmente las metas y prioridades de una tarea/ área/ proyecto estipulando la acción, los plazos y los recursos requeridos.
  • Orientación a resultados: Ambición por conseguir resultados positivos para la organización, aún más allá de las exigencias institucionales.


2) Las competencias emocionales.
Según la obra de Goleman: “La práctica de la inteligencia emocional”, la competencia emocional en el ámbito de la empresa se define como la capacidad adquirida basada en la inteligencia emocional que da lugar a un desempeño laboral sobresaliente.

Podríamos determinarlas, agrupándolas en los siguientes bloques:


  • Autoconocimiento de las propias emociones, capacidad de reconocer las propias emociones. Están vinculadas con los propios sentimientos, palabras y acciones y cómo estos influyen en el rendimiento ocupacional.
  • Autocontrol de las emociones, capacidad de permanecer equilibrados en los momentos más críticos. Requieren de responsabilidad, integridad, versatilidad e innovación.
  • Automotivación, capacidad de actuar con proactividad, encontrando sentido a la misión personal y del grupo, movilizándose a sí mismo y a otros hacia retos que operan desde la expectativa del éxito y no desde el miedo al fracaso.
  • Empatía, capacidad de comprender y promocionar el desarrollo del otro, con una clara orientación hacia el servicio, aprovechando la diversidad y el bien común.
  • Habilidades interpersonales,que incluyen las habilidades sociales básicas, respeto hacia los demás, comunicación y escucha activa, asertividad y promoción de actitudes de cooperación y colaboración.

2) Las motivaciones laborales. Tienen su raíz en los valores y creencias de la persona, son las que guían la actitud, la toma de decisiones y las conductas que se desarrollan en el desempeño de una profesión.
Las motivaciones son necesidades que requieren ser cubiertas y acercarse a ellas depende de varios factores: del hecho de estar alineado con la cultura de la organización donde se trabaja y del valor implícito que conlleva la ocupación y el contexto donde se desarrolla. Si esas necesidades son satisfechas contribuyen al desarrollo y bienestar personal.

Según la Teoría del Ajuste Laboral, podemos englobar los valores para la ocupación en 6 principales grupos. Si quieres saber con cual o cuales te identificas más, te doy unas claves:
  • Logro y Autorrealización. Si buscas ocupaciones que te permitan alcanzar tus objetivos desarrollando tus competencias y habilidades. Es propia de personas que les satisface obtener resultados.
  • Independencia. Si buscas ocupaciones en las que trabajes siguiente tu propio criterio, sin depender de otros guiándote por el valor de autonomía.
  • Apoyo. Si buscas ocupaciones en las que cuentes con apoyo y supervisión. Con alguien te que respalde y te guíe.
  • Condiciones de trabajo. Si buscas seguridad o buenas condiciones económicas.
  • Reconocimiento-poder. Si buscas  ocupaciones de prestigio, con posibilidad de crecimiento y liderazgo.
  • Relación con los demás. Si buscas preferentemente profesiones que te permitan dar servicio a otras personas y en las que las relaciones interpersonales se sitúen en primer lugar.


3) Los intereses profesionales. Son las preferencias de una persona aplicada a la elección de la su vida profesional. Descubrir y trabajar en aquello que más te gusta te proporciona bienestar personal y te permite desarrollar al máximo todo tu talento y potencial.

Conocer el perfil de intereses de una persona permite contrastar el grado de afinidad que existe con el perfil de los intereses de una ocupación concreta. 

Espero que este post te haya resultado útil y práctico para conocerte mejor e iniciar una nueva estrategia de búsqueda de empleo en base a tus fortalezas o mejorar tus competencias al detectar tus debilidades. ;)

miércoles, 13 de enero de 2016

Construye una marca personal sólida

Tanto si te has planteado emprender un proyecto, como si quieres mejorar en tu trayectoria profesional, en el mundo de hoy es imprescindible definir claramente tu marca profesional. Con esto no te estoy diciendo que tengas que ser un "famoso virtual", pero sí es muy importante que sepas como definirte y posicionarte correctamente para que tu marca sea percibida por los demás, clientes y empresas como tú quieres.

El proceso que sigo tiene en cuenta las siguientes variables: 
Objetivos, diferenciación, alineación con tu rol profesional y el de tu empresa y visibilización.
1) OBJETIVOS: En primer lugar debes definir donde te encuentras ahora, personal y profesionalmente; marcar tus objetivos profesionales y personales y alinearlos con tu vida. Cuando he seguido procesos de coaching para definir estos objetivos, la mayoría de las personas se plantea como meta final ser feliz y para ello debe moverse, balancearse hasta llegar al punto en que queden alineados sus objetivos profesionales y personales. 
¿Empezamos? Responde honestamente a las siguientes preguntas que te ayudarán a descubrir cuales son tus objetivos reales a nivel personal y profesional.
Marca tus objetivos personales y profesionales
Marca tus objetivos personales y profesionales con InnovaPeople


¡Bien!, ya has dado el primer paso para crear una marca personal sólida. Si aún no tienes claro tus objetivos y te surgen dudas, puedo acompañarte en el proceso de su definición. Entra en mi LinkedIn y únete a mis contactos para solicitar más información.

En el próximo post te hablaré sobre la diferenciación, variable que te permite mostrar al mundo aquello que te hace único, aquello en lo que eres mejor que los demás.

martes, 1 de diciembre de 2015

Ejercicio para clarificar valores

 "Los valores son quienes somos, no quienes nos gustaría ser, no quienes pensamos que deberíamos ser, sino quienes somos en nuestras vidas, en el momento presente"


Es muy beneficioso para tu marca personal que tengas claros cuáles son tus valores. Las decisiones importantes de la vida resultan más fáciles de tomar y los resultados son más gratificantes cuando las decisiones se contemplan a través de una matriz de valores personales bien entendidos.

Cuando se trata de clarificar valores existe la tendencia de abordarlos desde lo intelectual o desde las fantasías, cuando lo que interesa es examinar nuestra propia vida y detectar aquellos valores que ya existen en nuestra interacciones cotidianasTe aconsejo, por tanto, que no selecciones valores de una lista, porque inconscientemente vas a elegir los más deseables o los que socialmente están mejor aceptados.


Un ejercicio sencillo para clarificar valores consiste en identificar momentos especiales, aquellos en los que la vida te haya parecido particularmente gratificante o conmovedora. Y otro ejercicio utiliza la vía contraria, identificar los valores que se han suprimido en momentos negativos de tu vida.


¿Comenzamos con los momentos cumbre? 


Relájate y piensa en un momento cumbre o especial de tu vida. Un momento muy concreto, para que así puedas señalar los valores que estaban presentes en él. ¿Qué ocurría? ¿Quien había y qué estaba sucediendo? ¿Qué valores estabas honrando en aquel momento preciso? ¿Qué palabras te resuenan en la mente? ¿Hay un valor de consecución o de logro en esa experiencia? ¿Es un valor relacionado con la naturaleza? ¿Tal vez es un valor de conexión? ¿Qué te parece que podría ser? Toma papel y lápiz y describe todas las palabras que te vengan a la mente, déjate llevar y después pregúntate qué significan para ti esas palabras. Agradece este momento y recoge toda la información que te está aportando y que será muy importante para desarrollar una estrategia de marca personal basada en tus valores personales.



Valores suprimidos

Otra forma de aislar los valores consiste en irse al extremo opuesto y analizar momentos en los que te has sentido frustrado, disgustado o enfadado. Eso te llevará a identificar un valor que has suprimido. En primer lugar, escribe los sentimientos y circunstancias vinculadas al disgusto, luego dale la vuelta y busca los sentimientos contrarios. 

Por ejemplo, si escribes: "Me sentí atrapado, acorralado. Estaba sin elección". Si das la vuelta a esas sensaciones podrías encontrar un valor que gira entorno a la libertad  o a las opciones para elegir.

Normalmente, diseñas tu vida de una manera que te lleva a honrar automáticamente tus valores sin ser consciente de ello y no identificas esos valores hasta que algo no se interpone en tu camino, por lo que cada momento de angustia o de frustración, probablemente está señalando un valor que ha sido suprimido.

Después de realizar los dos ejercicios anteriores, puedes profundizar más con la Evaluación de Valores Personales de Barret, que ofrece de forma gratuita el Barret Values Centre

¿Has identificado ya tus valores? ¡Recuérdalos! Te servirán como guía para desarrollar tu marca personal. Si aún no lo tienes claro, puedes contactar conmigo en LinkedIn y te ayudo a identificarlos. Gracias!

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Marca la diferencia - Construye una marca personal sólida

El segundo paso para construir una marca personal sólida consiste en crear una estrategia de diferenciación. 


Una vez que te has planteado tus objetivos profesionales y los has alineado con tus objetivos personales, es necesario que determines qué es aquello que te hace único y te diferencia de los demás profesionales similares a ti.

Observa tu red de Networking, si utilizas LinkedIn, tienes una opción que te muestra el ranking de visualizaciones por perfiles similares al tuyo. Analiza tu competencia. 

¿En qué eres mejor que ellos?


Este punto es mucho más complicado de lo que parece. Debes coger un papel y un lápiz por aquello de borrar y reescribir, e identifica cuál es tu valor añadido.  Tal vez tienes facilidad para expresarte, o conoces la cultura asiática en profundidad, quizá eres muy metódico y organizado, o eres una persona muy creativa, quizá eres cercano o tal vez siempre buscas el lado positivo de la vida. Recuerda que ser bueno en tu trabajo no es un valor añadido, es un requisito indispensable.

Ahora identifica 4 o 5 valores que te definan y que quieras que representen tu marca profesional. Esos valores son los que tú tienes que proyectar en los demás. Sé honesto contigo mismo y con las cualidades que te definen y esfuérzate cada día para conseguir la excelencia en las acciones que están relacionadas con ellas. 

Cuando honras tus valores
Cuando honras tus valores generas energía, aportas poder para actuar y marcas una dirección

Los valores son quienes somos, no quienes nos gustaría ser, no quienes pensamos que deberíamos ser, sino quienes somos en nuestras vidas, en el momento presente. Otra forma de entenderlo es considerar que los valores representan nuestra esencia única e individual, nuestra forma suprema y más plena de expresarnos y de relacionarnos. Nuestros valores son como el faro que guía nuestras acciones y que nos permite ser sinceros con nosotros mismos.

Por ello, recuerda que desde ahora, esos valores que forman parte de ti, se han convertido en el estandarte de tu marca personal.

En el siguiente post, voy a ayudarte a clarificar tus valores proponiéndote distintos escenarios y diferentes métodos que van a servirte de punto de partida para que puedas experimentarlos. ¿Me sigues? ;)